Un lava-ruedas para camiones en la dársena de la Cabezuela busca mejorar la calidad del aire en la zona

La puesta en marcha de un equipo lava-ruedas para los camiones en la Cabezuela-Puerto Real, en el que la APBC ha invertido 55.000 euros, busca minimizar la dispersión de partículas provenientes del tráfico rodado pesado –que afecta principalmente a la barriada del Río San Pedro- y mejorar la calidad del aire. Este dispositivo se suma a otras inversiones en materia de eficiencia medioambiental como las pantallas cortavientos, instaladas en 2013.

La puesta en marcha de un equipo lava-ruedas para los camiones en La Cabezuela-Puerto Real busca minimizar la dispersión de partículas provenientes del tráfico rodado pesado en la zona y mejorar la calidad del aire.

Con este objetivo, la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC) ha  invertido cerca de 55.000 euros en el dispositivo, en marcha desde hace unos días, y de uso obligatorio para todos los vehículos de gran tonelaje a la salida del recinto.

La APBC recuerda en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz que las operaciones y actividades desarrolladas en esta dársena puertorrealeña –que afectan sobre todo a la cercana barriada del Río San Pedro- están bajo el alcance de un Sistema de Gestión Ambiental, en el que se desarrollan medidas de prevención, control y seguimiento no sólo en el aspecto atmosférico, sino también en el medio marino, terrestre, ecoeficiencia, etc.

La adquisición del equipo lava-ruedas se suma a otras inversiones en materia de eficiencia medioambiental como las pantallas cortavientos, en las que se invirtieron más de 191.000 euros y que entraron en servicio a finales de 2013.

Otras reglas ya establecidas para minimizar las emisiones atmosféricas son la implantación de buenas prácticas durante las operaciones de carga/descarga, a través de las condiciones de seguridad y medio ambiente; la puesta en marcha de un sistema de control operacional y evaluación de su grado de cumplimiento; el riego de viales y el seguimiento de las emisiones mediante el Plan de Control de Emisiones no Canalizadas en la Cabezuela, aprobado por la consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta.

En este sentido se realizan dos campañas de medición al año, con cuatro puntos de medición (en cada uno de ellos se colocan dos equipos para valorar las emisiones de partículas sedimentables y en suspensión con una duración de 15 días y 24 horas, respectivamente). De cada campaña se remite a la consejería una valoración de los resultados.

La instalación del servicio lava-ruedas es precisamente fruto de estas campañas, que detectaron que la principal causa de emisión de partículas es consecuencia de la circulación de vehículos pesados.